Todos
los rincones
i n a u d i t o s ,

eran como monjas

esperando

un  .u n i c o r n i o.

Un éxtasis más físico

que sus propias t e l a r a ñ a s.