… y las piedras volaron

y con su vuelo comenzó la historia
de los cristales rotos
y los olores extraños.

Aún tengo el alma cansada
de correr tanto,   de seguir
mi propio rastro.

Pero algún día regreso <te lo juro>
-lleno de felicidad-

a tu periódico diario.   

Tags: