Me he borrado yo mismo
como cuando me miro borracho
en un espejo marcado de dedos
y sólo veo una noche
huérfana de soles y estrellas