Negro. Todo esta negro.

Empieza a sonar de fondo una canción de Stereolab, por ejemplo”Metronomic Underground” muy bajito. Y Todo sigue negro y a tí parece no importarte. Seguro que piensas que es normal porque es de noche y no ha amanecido todavía. Y sí, pero no. Hay algo más que lo hace todo más negro, una oscuridad que no se lava con cuatro fotones de claridad medio rara. Ya empieza a amanecer y tú sigues caminando. No ves casi nada pero aún así sabes como orientarte por el centro de las calles apagadas. Ahora que ya empieza a verse el cielo sonríes. “Metronomic…” suena más alta poco a poco y te está dando algo de fuerzas. Supongo que crees que te sonríes del mundo y que has superado otra noche más. Pero eso nunca se sabe. Nunca has sabido distinguir la noche del negro, así que ahora más que nunca deberías saber que esta claridad, estos primeros rayos de sol que rebosan al final de la calle por encima de la colina, no significan nada. Son un pequeño espejismo pasajero y la energía de tu cuerpo, tu optimismo, bajará en cuanto empiece a levantarse el sol tan traicionero. “Metronomic Underground” está en su punto máximo, pero acabará, como todas las canciones, y tú deberías aprovechar para dormir de una vez por todas este amanecer eterno, que llevas seis días sin descansar, y hoy, aunque no lo parezca, el día es más negro que otros días.