Eres un pozo de riqueza interior.
Siempre lloras para dentro.
Siempre sangras para dentro.
Siempre te miras muy adentro.
Ojalá un día explotes o te desnudes
también por dentro.
Y tus vísceras tan sabias, al menos ellas
me miren a la cara.