Tengo un mandoble que me atraviesa el aura
y me amenaza el alma.
Malditos pájaros carpinteros,
nunca dejan de cantar
canciones de guerra.