Los relojes asesinos me miraban con ojos de cordero

pero yo sólo quería estar en tu/mi regazo