Los momentos arrugados

se estiran orgullosos

para envolver regalos de agua,

pieles de tambor que cantan

canciones de regreso.